ENTREVISTA CON… JOSÉ LUIS MALUENDA

Hoy el protagonista de nuestra entrevista es José Luis Maluenda. Varias lesiones en su rodilla izquierda le impidieron tener una carrera que se preveía iba a ser exitosa cuando debutó con Amway ZARAGOZA. Llego a Monzón en la temporada 95-96, repitiendo posteriormente en la 2005-06. Como anécdota tiene el debut como profesional más corto de la historia. Alfred Julbe, le hizo debutar en ACB contra Caceres, pero solo salió a pista 0,6 segundos. En ese partido no volvió a jugar. En ACB empezó a despuntar en Pamesa Valencia, donde ganó una Copa Del Rey y jugó una Final de Copa Saporta contra Benneton en Zaragoza. Era un jugador eléctrico, con un gran tiro y un buen salto. Terminado su etapa profesional en Calpe de liga LEB. Después fundó Baloncesto Calatayud, donde jugó sus últimos partidos.

¿Cómo fueron tus inicios en este deporte?

 Mis inicios fueron en Calatayud en un equipo de categoría superior. Ya que, al no haber niños de mi edad, jugaba con mis amigos que tenían 4 años mas que yo. Esto lo alternaba con el futbol y el atletismo. Yo de pequeño era un niño muy deportista.

¿Qué supuso para ti tu llegada al Club Baloncesto Monzón?

Para mi fue una de las épocas más felices, porque es cuando ya empiezas a tocar con las yemas de los dedos ser profesional de baloncesto. Alternaba Monzón con el equipo de ACB Amway Zaragoza. Por el tipo de juego, en Monzón se me dio mucha libertad para jugar, era feliz jugando. Soy un jugador muy explosivo, hacia mucho contraataque, hacia muchos mates, tiraba de 3 en los contraataques, daba muchos pases, en resumen, que cuando eres feliz haciendo lo que te gusta, hace que sea una etapa muy feliz en tu vida.

Durante las dos temporadas que estuviste en Monzón, conociste a muchas personas ¿Quiénes fueron las más importantes para ti?

Las más importantes, está claro que fueron Guillermo Uguet y sus dos hijas. Sobretodo Anita, que es la que más está vinculada al club. Luego, mis compañeros. En mi primera etapa éramos muchos de la cantera del Club Baloncesto Zaragoza: Rogelio Legasa, Pedro Escobedo, Xavi Navarro. Había mucha gente que ya la conocía y éramos amiguetes. Después aquí: Javi Celigueta y otros muchos jugadores que te marcan un poquito porque eran ya veteranos para nosotros. En la segunda época ya menos porque tenia poco trato, ya que jugué solo un par de meses. Además, fue poco tiempo para entrenar y jugar y por eso solo mantengo el contacto con el entrenador.

Si tuvieras que elegir un cinco inicial ideal de entre los compañeros con los que compartiste vestuario ¿Quiénes serían?

Mi cinco ideal sería: Sito Alonso, Javier Celigueta, Pedro Escobedo, Xavi Navarro y Rogelio Legasa.

¿Cuál fue tu momento más especial?

Complicado. Fue un año con momentos muy bonitos. Con esas edades lo que buscas es ganar y luego anotación, ya que en esa época lo que más se miraba en la prensa, era si habías metido muchos puntos o no. No tengo ningún momento especial concreto. Fue muy bonito el partido contra Pamesa de Valencia porque eran fiestas y el primer partido de la temporada.

Para ti ¿Qué diferencia viste entre la EBA del año 95 y la del 2005?

Para empezar, la EBA del 95 era la tercera división en España. Había muchos equipos vinculados, muchos jugadores que alternábamos la liga EBA con la ACB. En Zaragoza había una gran generación y jugar con Escobedo, Xavi Navarro, Legasa, Celigueta, es diferente. Luego, en el 2005 es gente más joven, la quinta o sexta categoría a nivel nacional, ya no hay jugadores vinculados con ACB y casi ningún jugador había jugado con equipos de categorías superiores.

Ahora casi todo el baloncesto se concentra en las grandes ciudades ¿Qué futuro le ves al baloncesto en las zonas rurales?

Complicado porque, sobre todo las categorías cuestan mucho dinero a nivel de la plaza, los arbitrajes, los jugadores y más cuando van subiendo de categoría y cada vez hay menos empresas en las zonas rurales que puedan aportar dinero a los clubs. Además, las subvenciones de ayuntamientos, diputaciones y tal, también han ido desapareciendo. Entonces, un club de una zona rural es muy complicado que consiga un presupuesto para ir subiendo de categoría. Al final, sino vas teniendo nivel en los equipos, estos van desapareciendo, va habiendo desmotivación, vas jugando peores categorías y el futuro se complica. Aquí en Monzón tenéis ya una historia, un club, un pabellón, una afición, pero estoy seguro que os costará mucho mantenerlo y que siga creciendo.

A lo largo de tu trayectoria deportiva has tenido muchos entrenadores ¿Cuál te ha marcado más?

Como tú dices, he tenido muchos entrenadores, pero quizá el que mas me ha marcado porque fueron mis inicios, fue Alfred Julbe.

A los que se inician en este deporte como jugadores o entrenadores ¿Qué consejos les darías?

Hoy en día en cualquier aspecto, lo más importante es el trabajo. Tanto en el deporte como en la vida profesional y personal. Es importante, para que tu luego no puedas echarte en cara que has dejado algo de hacer por llegar a tu objetivo. Es muy complicado que alguien llegue a la elite, pero con trabajo todo puede surgir. En definitiva, mis consejos son pocos: Trabajo, tener ilusión, no rendirse nunca y seguir luchando independientemente de tu edad, domicilio y posición económica. Si es tu sueño ser entrenador, jugador o el nivel que tu quieras, puedes conseguirlo.